Entradas

En este caso, es probable que haya que dar de alta la luz, o en caso de que ya tenga disponible el suministro, es recomendable cambiar el titular al nuevo inquilino o propietario.

Tanto si eres nuevo propietario como inquilino es recomendable revisar la oferta eléctrica y el cambio de compañía.

 

DAR NUEVA ALTA DE SUMINISTRO ELÉCTRICO

Para dar nueva de alta la luz necesitamos pedir la activación de un suministro en el que no hay luz, es algo que lleva a cabo la distribuidora a petición de la compañía comercializadora que escoja el cliente para  el servicio.

La documentación básica que solicitará distribuidora para dar de alta la luz es:

  • Cédula de habitabilidad.
  • Boletín Eléctrico (o Certificado de Instalación de Baja Tensión) expedido por un electricista acreditado.
  • Fotocopia del DNI, Pasaporte NIE o Certificado de Autónomos. Si el nuevo punto de suministro eléctrico es para una empresa necesitarás una fotocopia el CIF e indicar el cargo del solicitante,
  • CUPS: Si nunca ha habido luz, lo más rápido es que contactes con la distribuidora eléctrica de la zona para que ellos te lo faciliten y les envíes la documentación.

 

¿Cuánto cuesta dar de alta un nuevo suministro eléctrico?

La comercializadora no debe cobrar nada por el alta, pero  facturará los costes que cobra distribuidora:

  • Derechos de acceso: 19,70 € por cada kW solicitado.
  • Derechos de extensión: 17,37 € por cada kW solicitado. Este importe debe abonarse en viviendas de obra nueva o bien si han pasado más de 3 años desde que hubo suministro.
  • Derechos de enganche: 9,04 € por actuación.

 

CAMBIO DE TITULAR

Para solicitar un cambio de titular con la compañía comercializadora simplemente es un trámite administrativo, que puede sumarse al cambio de compañía.

  • Datos del suministro: dirección, CUPS.
  • Datos personales del/la nuevo/a titular.
  • Datos bancarios del/á nuevo/a titular.

 

 

Los clientes que más cambiaron de compañía en 2019 fueron los del sector de las telecomunicaciones; con un 13,4% de los de telefonía móvil, seguidos de los de banda ancha fija con un 13%, según los datos del último Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En el caso del sector energético, un 7,4% y un 7,3% de los usuarios cambiaron de proveedor de luz y gas respectivamente, según el informe, cuyos datos corresponden al cuarto trimestre de 2019 y son previos al estado de alarma provocado por la pandemia derivada del Covid-19.

En el caso de la luz, con estos datos, 2,18 millones de puntos de suministro (CUPS) cambiaron de comercializadora de electricidad durante el año pasado.

El estudio también destaca que cambiarse de compañía eléctrica y de gas fue más fácil que en el año anterior. En estos sectores, el indicador experimenta una mejoría desde 2017.

En 2019, el 93,4% de los usuarios encontraron fácil, bastante fácil o muy fácil cambiar de suministrador eléctrico, 2,6 puntos porcentuales más que en 2018.

En cuanto al cambio de compañía de gas, el porcentaje de usuarios que describió el proceso como fácil, bastante fácil o muy fácil fue del 87,7% (4,4 puntos porcentuales más que en 2018).

Por otro lado, el porcentaje de clientes a quienes les resultó difícil o muy difícil cambiarse de operador de telecomunicaciones fijas aproximadamente cuadriplicó al del sector eléctrico; y, en el caso del gas natural, el porcentaje casi dobló al de la electricidad.

ABARATAR LA FACTURA, PRINCIPAL RAZÓN DEL CAMBIO

Mientras, abaratar la factura volvió a ser la razón por la que el 70% de los clientes optaron por un nuevo suministrador de electricidad y gas natural, mientras que 3 de cada 10 clientes de gas natural cambiaron de proveedor para beneficiarse de una oferta conjunta de luz y gas.

En el caso de las telecomunicaciones fijas, pagar menos a final de mes también fue la razón principal de cambio: casi 7 de cada 10 clientes que cambiaron de compañía citaron este motivo. Además, expresaron otros motivos para cambiar de proveedor: el beneficiarse de una oferta empaquetada, así como el experimentar insatisfacción con la calidad del servicio del proveedor antiguo.

Entre los usuarios de electricidad y gas natural que se mantuvieron fieles a sus compañías en el último año, más del 40% consideraron que las ofertas de otros suministradores no les iban a suponer un ahorro en la factura. En el caso de las telecomunicaciones fijas, este porcentaje ronda el 26%.

En el caso de las telecomunicaciones fijas, aproximadamente tres de cada diez clientes que no cambiaron de operador, expresaron estar satisfechos con el servicio, bien con la tarifa o con la calidad del servicio y la atención al cliente, por lo que optaron por permanecer fieles a éste.

Finalmente, el porcentaje de hogares que declaró tener conocimiento de la existencia de cláusulas de permanencia en los contratos de electricidad, gas natural y servicios de telecomunicaciones fijas se mantuvo estable con respecto a 2018 (con un 8,7%, 9,9% y 32,2% respectivamente).